El jinete de bronce, Paullina Simons

miércoles, 14 de febrero de 2018



"La luz entró a través de la ventana, desparramando la mañana por toda la habitación. Tatiana Metanova dormía el sueño de los inocentes, el sueño de la alegría, de las cálidas y blancas noches de Leningrado, de los jazmines en junio. Pero sobre todo, rebosante de vida, dormía el sueño exuberante de la intrépida juventud."

Así empieza el libro que me supuso un antes y un después en mi trayectora lectora. Llevaba mucho, mucho tiempo queriendo publicar algo acerca de esta trilogía, pero siempre que me planteaba hacer una reseña me quedaba un poco bloqueada porque es tanto lo que quisiera decir que al final siempre lo iba dejando.

Hoy he querido publicar esta entrada que bien hubiera podido publicar en cualquier otra fecha, pero bueno, por hacer algo diferente, así que voy a permitirme divagar sobre el libro que forma una categoría aparte, esta historia tiene cinco estrellas de aquí al infinito, juega en otra liga por la cantidad de sentimientos que trata, la cantidad de situaciones de todo tipo que viven los personajes, por la época histórica en la que está ambientada y que precisamente por eso hay actitudes en los personajes totalmente entendibles, en definitiva, para mí, la historia de amor más bonita que he leído y leeré jamás.

Antes de lanzarme con la historia había leído opiniones muy buenas sobre ella y las expectativas estaban altas. Veía que era trilogía, me daba hasta cierto punto pereza, pero una vez leído lo que me dije es porqué no lo habría leído antes! Hace ya muchos años que lo leí por primera vez y cuando la recuerdo, que es muy a menudo, me sigo emocionando.



La historia arranca un mes de junio y curiosamente ya también empecé a leerlo en ese mes. Yo, que tengo memoria de pez a la hora de acordarme de detalles recuerdo cada una de las escenas del libro (aunque sean tres, para mí es solo uno, jeje), los diálogos, los finales de cada libro y en cada relectura he sentido que volvía a experimentar todo de nuevo. En cierta manera envidio a quien aún no conoce a Tatina y Alexandr, el no saber aún de la inocencia de ella y de la actitud protectora de él, de la familia tan egoísta que tiene ella y del compañero tan despreciable que tiene él, no saber que van a vivir junto a estos pesonajes una historia que no olvidarán nunca.

Como decía, fue en junio cuando conocí a la familia Metanova, iba en el tren, camino de la Escuela de Idiomas y me quedé enganchada al momento. Es un libro extenso pero no podía dejar de leer y emocionarme. El primer encuentro de Tatia y Shura es uno de los más bonitos del mundo, cuando el mundo tal y como lo conocían había empezado a desmoronarse, ellos cruzaron su mirada y ahí empezó todo, impresionante.

Siempre que tengo ocasión recomiendo esta historia. Sin ninguna duda El jinete de bronce y Tatiana y Alexander, las dos primeras partes y de la trilogía, y si te has vuelto una fan absoluta, remata con El jardín de verano. Esta última parte creo que es la más difícil de todas pero también la que da profundidad a su historia porque ya no tienen que enfrentarse a los nazis y a los comunistas, si no que tienen que afrontar su vida cotidiana en tiempos de paz y paradójicamente, eso es lo más complicado.

A lo largo de más de 2300 páginas puedes imaginarte la de momentos tan distintos por los que vas a pasar pero todos ellos memorables: vas a vivir en una ciudad sitiada con frío y hambre, sintiendo solo una pequeña esperanza que te hace seguir adelante, vas a a vivir momentos de plenitud y del amor más puro y pasional, vas a vivir dolorosas separaciones, reencuentros emocionantes, batallas, vas a recorrer las calles de Leningrado desde la Petrov al Quinto Soviet, paserás por los Campos de Marte y el Jardín de Verano. Hay muchos cambios de ritmos pero te puedo asegurar que marcarás muchos diálogos, frases y reflexiones porque son absolutamente geniales. 

Jamás me cansaré de esta historia. Ojalá llegue a buen puerto el proyecto que viene anunciándose desde hace ya años de llevar esta historia a la gran pantalla o a una serie, aunque también da un poco de miedo porque ya sabemos lo que pasa con las expectativas y las adaptaciones.

No te he contado mucho sobre qué es lo que pasa en estos libros pero es que cuando hablo de él, de este pareja, solo me sale hablar de sentimientos y momentos: inocencia, amor, enfado, rabia, desesperación, coraje, esperanza, fe, impotencia y así puedo seguir y seguir durante horas, analizar cada escena y cada diálogo. Tatiana es uno de los personajes femeninos más fuertes, si no el que más, que yo haya leído. Una niña que tiene que madurar de un día para otro, que no sabe nada de la vida ni del amor y que se va obligada a aprenderlo a pasos agigantados; una mujer bondadosa y generosa que admira y quiere a Alexandr por encima de todo pero que hace su santa voluntad, porque Tatia sabe hacer promesas, sí, lo que no sabe es cumplirlas, así que ten por seguro que hará lo que tenga que hacer en cada situación.

El viaje que emprenden es iniguabable, épico, y solo puede ser así gracias a la gran ambientación y el momento en que se sitúa la novela. Pasar por la Segunda Guerra Mundial en la antigua URSS con todo lo que eso supone y todos los momentos de cambios sociales y políticos en los dos siguientes libros en EE.UU componen el marco perfecto para el desarrollo de la vida de esta pareja.

No quiero terminar sin recomendarte Páginas de viaje. Si ya has leído la trilogía y aún no conces este libro, no lo dudes, hazme caso y no te digo más ;) Hay un par de libros, en inglés, relacionados con esta historia, aparecen en la foto del principio y son Tatiana´s Table y Six days in Leningrad. En el primero están todas las recetas de los platos que Tatiana tuvo que aprender a cocinar a lo largo de los años, además de algunas escenas inéditas y en el segundo la autora cuenta la experiencia que supuso pasar junto a su padre una semana en la ciudad donde ubicaría a sus personajes. Una delicia.

Quiero dejar por aquí un booktrailer no oficial hecho por fans que encontré cuando leí el libro por primera vez y que creo refleja muy bien la esencia del libro. Si lo ves en bucle no pasa nada, es normal. 


6 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    Ay, tiene muy buena pinta, y yo con lo tontorrona que soy para los romances seguro que me gusta... Sin duda entra en la lista de libros que quiero leer de si o si... ¡¡Nunca acabo de añadir!! xDDD
    Besitos, y nos leemos <3

    ResponderEliminar
  2. Mi trilogía favorita , simplemente maravillosa !!

    ResponderEliminar
  3. Llevo mucho tiempo queriendo leer estos libro pero no me termino de animar pero viendo lo que te gustan estos libros, tendria que ir planteandomelo mas en serio.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Sara! Hace ya tiempo que no me pasaba por aquí pero ando sin tiempo a nada y no consigo pasarme por todos los blogs que me gustaría. Me encanta tu reseña, siempre consigue transmitir tanto que dan ganas de irse corriendo a por el libro, no conocía este y sin duda se va a mi lista de pendientes, si ya tenía poco tiempo verás ahora jaja, no lo puedo evitar, libro que reseñas libro que quiero leer :) estupenda reseña como siempre, gracias por ella, ¡besotes!

    ResponderEliminar
  5. Hola, esta trilogía la leí junto con una amiga, nos encantó, cuando llegábamos a un momento de esos de padecer a muerte los wasaps volaban, incluso en plena madrugada, porque nos acostábamos muy, muy tarde leyendo porque no puedes parar, los hechos históricos son demoledores en muchos momentos, duros y crudos a más no poder. La histórica de amor es preciosa, aunque a la Tatiana más de una vez le hubiese pegado una buena sacudida para ver si abría los ojos. El último libro se me hizo algo pesado hasta más o menos la mitad, pero llegados a este punto se puso interesante a morir y ya no lo solté hasta terminarlo. Me alegro que te haya gustado, no entendería si no lo hubiese hecho. Besos.

    ResponderEliminar
  6. De mis lecturas favoritas. Una joya

    ResponderEliminar